Avisar de contenido inadecuado

Cuidado con las mentiras.

{
}

Cuidado con las mentiras.

Estan las  mentiras científicamente comprobadas?

          Primero empezare diciendo que significa el acto de mentir; Una mentira es una declaración realizada por alguien que sabe que es falsa en todo o en parte, esperando que los oyentes le crean, ocultando siempre la realidad en forma parcial o total.

         Ya explicado este término procedemos  abordar el tema de: las mentiras, en este tema no se necesita ser un experto, para detectar mentirosos, lo único que hace falta saber son las señales y, sobre todo, observar los movimientos y la forma de actuar del supuesto mentiroso y así saber si mienten o dicen la verdad.

     Si realizas, cualquier pregunta a dos personas diferentes veras que para responder miran a lados diferentes, lo más  probable es que desvíen su mirada hacia el mismo lado pero con algún grado de diferencia. En general podemos definir unas áreas determinadas donde la mayoría de personas dirigen su mirada cuando realizan un proceso determinado. No obstante estos procesos pueden diferir de una persona a otra. Por lo que creo que es mejor no generalizar.

      Si la persona al hablar contigo mira hacia la derecha es que dice la verdad. Si mira hacia la izquierda es que miente. Esto se explica ya que por un lado tenemos la memoria y por el otro la creación. Cuando alguien miente, generalmente está creando. Sobre todo si la mentira es improvisada. Lo que debes hacer es detectar las pautas habituales de esa persona en su mirada para detectar cuando hace algo fuera de lo habitual.  De hecho científicos especializados en lenguaje corporal y comportamiento de todo el mundo estudian los gestos y los microgestos, y según ellos, la cara o la postura puede decir algo contrario a las palabras que se pronuncian. Según señala, se conocen al menos 78 expresiones faciales que revelan un discurso falso.

       El lenguaje no verbal se asemeja más a un arte que una ciencia, ya que constantemente se producen gestos funcionales que podrían despistarnos. Lo mejor en el caso de estar iniciándose es no intentar analizar cada uno de los gestos que se producen, sino ir fijándose en los macrogestos y poco a poco ir mejorando nuestras percepciones, tenemos que tomar en cuenta estos pasos.

  • Llevarse las manos a la boca o a la nariz, taparse la boca o rascarse la cara. Suelen ser signos que indican que hay algo que ocultar, que algo huele mal, o que nos hace sentir incómodos.
  • Mirada fija en el interlocutor, evitar mirar hacia abajo. Las personas necesitamos desviar la atención unos microsegundos para poder pensar y acceder a cierta información en nuestro cerebro. Si la persona nos está contando una experiencia personal, necesariamente tendrá que mirar hacia abajo, pero los mentirosos no lo hacen porque creen que es un gesto que podría desenmascararles.
  • El tamaño de las pupilas. La pupilometría al principio parece muy complicada, debido a que fijarse en el tamaño de las pupilas de las personas es, a priori muy complicado; una vez que se va cogiendo práctica, es casi una de las maneras de saber que pasa por la cabeza de la persona. Un tamaño de pupila reducido indica que la persona no se encuentra aquí, sino que está construyendo en su cabeza. La dilatación de la pupila indica que la persona se encuentra relajada y en el momento presente.
  • Argumentos perfectos. Las mentiras suelen tener coartadas perfectas, respuestas rápidas a cualquier cosa en torno a la mentira. Cuando María te dice: “Estuve en el Súper”, tu preguntas: “¿Qué súper?” y ella responde casi inmediatamente: “En el mercadona”, probablemente esté mintiendo, ya que a su cerebro no le ha dado tiempo a procesar esa información. Acceder a ella requiere de unos microsegundos donde la atención de María se diluye. Si además responde sin dejar de mirar fijamente a los ojos, miente de todas todas
  • La intuición. Cuando intuimos que nos mienten, es que probablemente lo estén haciendo. No así cuando nos dicen la verdad. El cerebro humano tiene una inmensa capacidad de procesar detalles inconscientes de los que nunca llegamos a darnos cuenta, si no es mediante las intuiciones. Desde pequeños nos han indoctrinado en que probablemente todo lo que pensamos sea incorrecto, por lo tanto la gente suele dejar de hacer caso de su intuición desde muy joven, olvidando una herramienta magnífica para su desarrollo personal.

       Así que mi queridos lectores, es mejor decir una verdad que duela a una mentira que engañe y que dolerá más aun cuando sea descubierta, además que hasta para mentir hay que ser muy inteligente y saber o recordar la misma mentira cada vez que te la pregunten, la verdad ante todo hasta a próxima.

 

Slayni Decamps

                                                                                                                                                                                                                                                                             13/08/2013

Santo Domingo

{
}
{
}

Comentarios Cuidado con las mentiras.

muy ciertooo,,, mejor una verdad que duela que una mentira destruya..
grisel grisel 20/08/2013 a las 06:01
estoy deacuerdo en parte, pero como sabrás toda regla tiene exenciones....................
Radhames garces jr Radhames garces jr 20/08/2013 a las 19:27

Deja tu comentario Cuidado con las mentiras.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.